Algar, el pueblo de la sierra gaditana desconocido, empático y sorprendente

22 Enero, 2022

Es pequeño y muy desconocido, pero tiene de todo. Una virgen mejicana patrona del pueblo, colegio bullicioso, plaza de toros, piscina municipal, tiendas de alimentación, zapaterías, estanco, hotel, un pantano navegable, centro de salud, farmacia, ambulancia, estanco, vendedor de la ONCE, puesto del ONLAE , un montón de bares-restaurantes y toda la empatía del mundo. Y van a hacer un polideportivo…También tiene cuestas: estamos en las estribaciones de la sierra gaditana.

Algar es sorprendente en todos los sentidos. Y nos recibe con su declaración de intenciones:

Le queremos y nos quiere

Le quieren y nos quiere

Si lo dijera un sabio, no lo creería,

y sin embargo es cierto, usted lo ve:

corazones abiertos a la esperanza

y bocas que pronuncian un ¡ya está bien!

Matita de romero que ha florecío

clavel de mi ventana que al sol se abrió.

Amor nuevo que estrecha el primer suspiro.

Pueblo que estuvo muerto y ya despertó.

Balcones de geranios, patios de flores

la silla en la puerta, "pa" conversar.

¡Qué suspiro se escapa cuando te dejo!

¡Qué alegria de verte, calle Real!

MADROÑOS, OLIVOS, VESTIDO DE CAL

Y CARAS MORENAS IQUE TE QUIERO ALGAR!

Algar es tierra de leyendas y para ello no le faltan siglos. Su nombre es árabe y hace referencia a los primeros asentamientos tras la conquista y a sus cuevas, esparcidas por sus cercanías.

Y leyendas hay muchas, pero en su resucitado esplendor hay bastante consenso. Frente al Ayuntamiento se encuentra hoy una fuente que recuerda a vecinos y explicita al visitante que es pueblo de emigrantes y que algareños hay en diversos puntos de España y del mundo.

Pantano

El pantano navegable

Pero resulta ser un indiano y la visión cercana de la Parca la que dio origen al renovado municipio. El pueblo guarda memoria en otra plaza, en la que existe una gran fuente con una embarcación ladeada en su medio y presta al naufragio, pero no por mor de los embates de la fuente, sino del océano embravecido que estuvo a punto de echarla a pique y que transportaba en el siglo XVIII a don Domingo López de Carvajal, quien se dio por muerto en la agónica travesía e hizo solemne juramento, que luego cumpliría, en caso de sobrevivir.

La Iglesia

La Iglesia de la Virgen de Guadalupe

Se encomendó a la Virgen negra de Guadalupe, que ahora reina en las faldas del cerro de Tepeyac, al norte de la Ciudad de México, y le prometió fundar una villa en España donde también reinase.

Guadalupe

El altar con la Patrona de Algar y de México

Encontró en Algar un lugar ideal para cumplir su exvoto. Un territorio precioso en vistas, de 212 metros sobre el mar, en las estribaciones de la Sierra de Cádiz. Para repoblarlo eligió familias “pobres de solemnidad” de la Sierra, con edificaciones de nueva planta y todo tipo de ayudas para salir adelante con su trabajo, y la construcción de la iglesia con su reina: la Virgen negra de Guadalupe, la que le salvó del naufragio.

Una calle

Vista de una de las calles

La Sierra tiene iglesias con un contenido artístico impresionante y, por decir una, señalaremos a la de Algodonales. Algar no necesita de más imaginería que la presencia omnipotente de su Virgen Negra de Guadalupe para cautivar a visitantes y creyentes. La Señora domina el templo, como Algar domina en vistas a sus alrededores, con su microclima urbano acogedor, blanco, lleno de sorpresas y encanto.

Virgen de Guadalupe1

Virgen negra de Guadalupe

Callejeando por su calle central y por las cuestas propias de un pueblo de la serranía, el visitante puede encontrar numerosas viviendas con imágenes de la Virgen de Guadalupe.

Algar fue una localidad que, como casi todas, se vio muy afectada por las primeras oleadas de la pandemia de COVID. Pero es la única que se conozca que ha agradecido la labor de las Fuerzas Armadas españolas en aquellos dramáticos y hasta trágicos momentos, con un monolito y placa en el pueblo como recordatorio y agradecimiento a la Infantería de Marina de aquella ayuda. Y es que la empatía algareña es consustancial al carácter de sus ciudadanos. Y los visitantes se sienten al punto integrados con los lugareños

Infantería

Monolito y placa agradeciendo a la Infantería de Marina su ayuda frente al COVID

Son menos de 1.500 habitantes, pero por su simpatía parece que se multiplican en sus calles. Tienen una gastronomía serrana y todo tipo de servicios para autoabastecerse y servir fuera, como sus industrias cárnicas y de animales de caza, protegiendo intensamente la biodiversidad de la zona y equilibrándola de manera sostenible.

Plaza de Toros de Algar

Plaza de toros de Algar

Indulto

Novillo indultado

Con todo, no sería suficiente una visita a Algar sin interactuar con sus habitantes, sin preguntarles por sus leyendas, por su tan diferente modo de vida que extrañará a los urbanitas, por sus deliciosas costumbres que son las de casi todos nuestros antepasados. Los habitantes de hoy de Algar son los que no emigraron y se llevaron con ellos, por todo el mundo, una forma de ser que enorgullece a España allá donde se instalaron y dieron testimonio de bonhomía.

Amor Patrona

El amor por su Patrona, la Virgen de Guadalupe algareña

Algar es una visita imprescindible para conocernos a nosotros mismos y para conocer lo que fueron nuestros antepasados. Un reflejo y compendio de la historia de España y de Andalucía, la primera en conquistarse y la última en reconquistarse.

Calle

El cuidado de sus calles es una característica de la villa

04 Junio, 2020

En España tenemos 1.878 almazaras, 262 variedades de aceitunas y un sector olivarero profundamente desestructurado

05 Junio, 2020

¿Por qué el bacalao español ha sido el mejor del mundo? Las nuevas generaciones no conocen el sabor del bacalao de la cocina de sus bisabuelas. El...